Accediendo al panel

A pesar de los estragos causados por la pandemia, el crowdfunding recaudó en España 167.029.927 euros en 2020. Esta cifra supuso una caída del 16,85% frente al ejercicio anterior. Son las conclusiones del Informe anual del crowdfunding en España 2020 realizado por Universo Crowdfunding. Una de las conclusiones más importantes es que las plataformas de financiación participativa dedicadas a los préstamos fueron las que más éxito tuvieron entre los inversores, alcanzando una recaudación de 49.158.300 euros, lo que arrojó una cuota de mercado del 29,43%.

crowdlending desafios

Por otro lado, el 17,55% del dinero recaudado fue a parar a la categoría de crowdfunding inmobiliario, llegando a los 29.319.570 euros y bajando un 26,31% frente a 2019. La bajada experimentada por este tipo de inversión guarda relación con la exclusividad que durante mucho tiempo caracterizó a esta clase de negocio colaborativo. La progresiva puesta en funcionamiento de nuevas plataformas ha logrado que la dependencia hacia los resultados de una única plataforma se vaya mitigando. Así, la diversificación ha resultado clave para el asentamiento de este método para optimizar el ahorro. Esto es una buena noticia para el inversor, que en 2020 fue testigo de la activación de nueva plataformas nuevas.

Aunque los resultados se han visto claramente influenciados por el estallido y posterior evolución de la crisis sanitaria, el importe movido por las plataformas en pleno año pandémico no deja lugar a dudas de la fortaleza cada vez mayor del crowdlending en España. No obstante, las plataformas de financiación participativa todavía tienen por delante importantes desafíos cuya superación influirá en su consolidación como herramienta de inversión, dejando atrás poco a poco la etiqueta de alternativa.

  1. Lograr un mayor compromiso por parte de promotores e inversores

Para que las plataformas funcionen correctamente, es esencial que promotores e inversores asuman correctamente su papel, tomando conciencia plena del mismo. Los retrasos en el cumplimiento de las obligaciones establecidas son un problema que afecta a la credibilidad de la financiación participativa, dado que los inversores ven traicionada su confianza. Así, cuando el promotor no cumple con el pago de los intereses en plazo o un inversor no define correctamente los objetivos de inversión de sus fondos es porque no se ha asumido la filosofía de colaboración de este negocio. Para que una plataforma logre estabilidad es fundamental que exista un esfuerzo continuo por parte de todos los actores involucrados.

  1. Evitar la sobrevaloración de los proyectos presentados por el promotor

Las plataformas deben ser coherentes a la hora de estudiar la viabilidad de los proyectos. Deben actuar con la sinceridad y transparencia a la que les obliga su código de buenas prácticas. La comunicación entre promotor y plataforma debe ser fluida, con el fin de que toda la documentación se entregue en tiempo y forma. La petición de financiación no solo debe atender a criterios de pura necesidad, dado que se podría cometer el error de ocultar datos, incurriendo en el riesgo moral. En este sentido, las plataformas de crowdlending deben hacer un mayor hincapié en el seguimiento de los proyectos financiados, con el fin de comprobar su sostenibilidad.

  1. Gestionar de forma ágil la publicación de proyectos y la captación de fondos

El papel de mediador de la plataforma crecerá en un futuro. Es vital trascender y superar ese concepto de ‘mero nexo de unión’ entre inversores y promotores. Solo de esa forma se podrán mitigar los posible conflictos de intereses que surgen entre las partes. Evidentemente, hay que conocer los límites. La plataforma debe informar, aclarar dudas, guiar, aconsejar… pero siempre dentro de sus competencias, sin llegar al asesoramiento profesional, dado que la honestidad de la plataforma quedaría en entredicho.

Es fundamental que cualquier duda sea resuelta con celeridad con el fin de que la subida de los proyectos y su apertura para la recaudación de fondos resulte fluida y se produzca de forma natural. Precisamente, una de las ventajas de las plataformas de financiación participativa frente a la banca tradicional es la rapidez en las gestiones. Al no estar tan sobredimensionadas, las plataformas son capaces de responder con rapidez a las demandas de los promotores, y por ende, a la constitución del préstamo. Su posterior devolución restaurará los fondos de los inversores con los intereses y en el plazo acordados. Esta celeridad en la respuesta permite que empresas de marcado carácter local vuelvan al terreno de juego ahorrando tiempo y recursos.

  1. Potenciar la diversificación geográfica en el marketplace

La tendencia apunta a una mayor verticalización de la plataformas, lo que dibujará un crowdlending mucho más especializado. Esto permitirá que no exista tanta concentración, minimizando el riesgo. Lo que sí es cierto es que con la llegada de la nueva regulación europea sobre crowdfunding, a las plataformas españolas se les abrirá la puerta para operar de forma transfronteriza. Gracias a la existencia de una normativa armonizada, plataformas como CIVISLEND obtendrán un pasaporte europeo que les autorizará a ofrecer sus servicios a la toda la Unión Europea. Estos significa que inversores de otros países podrán invertir en proyectos inmobiliarios situados en España, ofreciendo a los promotores la opción de diversificar sus fuentes de financiación de un modo más sencillo. Igualmente, también al mismo tiempo se tendrá la ocasión de acceder en el marketplace a oportunidades de inversión fuera del territorio español. Esta diversificación geográfica será un aspecto clave para lograr una cartera de inversión plural y equilibrada.

  1. Empoderar a los inversores con información

Proveer al cliente de herramientas que le permitan tomar sus propias decisiones es un desafío inherente a la financiación participativa. Los usuarios necesitan operar con autonomía, decidiendo en qué proyecto o a que empresa van a destinar sus ahorros. La existencia de un marketplace  como disponemos en CIVISLEND con un producto de alta calidad y bien definido abre las puertas de un inversor que elige libremente después de conocer toda la oferta y los riesgos y beneficios que presenta el crowdlending. El crowdlending sigue afianzándose en España y en el resto del mundo. ¿Crees que existe algún otro desafío al que se tengan que enfrentar las plataformas? ¿Consideras que los retos que tiene este negocio por delante se resolverán a corto-medio plazo?

Registrarme