7 claves del triunfo de las proptech

La tecnología aplicada al sector inmobiliario está revolucionando el ADN de la empresa dedicada a esta actividad. Las proptech cada vez gozan de una mayor aceptación social. Su planteamiento disruptivo, basado en la innovación, está introduciendo cambios en el modo en el que compramos, alquilamos, vendemos o, incluso, financiamos una casa. Actualmente, cohabitan compañías de larga trayectoria que aceptan el reto y desarrollan nuevas herramientas con startups que desde su creación abrazan estas soluciones tecnológicas. ¿Cuál es el secreto de su éxito?

  1. La experiencia americana

Al universo proptech español le ha abonado el terreno EE.UU., país donde surgió este término. Según Deloitte, el número de startups americanas enfocadas a este sector pasó de las 176 en el año 2008 a las más de 1.200 de 2017. En cuanto al capital invertido, se creció de los 2.400 millones en 2008 a los 33.700 de 2017. El potencial de crecimiento es innegable.

  1. Negocios de micronicho

La especialización de las proptech es amplísima, ya que existen soluciones para todos los gustos. Desde las visitas virtuales o las hipotecas online a la aplicación de tecnología de vanguardia en las zonas comunes de los edificios, pasando por servicios de gestión para arrendadores y arrendatarios o el crowdlending inmobiliario, donde CIVISLEND es pionero.

  1. Todo desde el móvil

La movilidad está plenamente consolidada, y la penetración del smartphone es la mejor prueba de ello. La gran mayoría de las proptech tienen a este dispositivo y al entorno online como pilares, lo que evita desplazamientos. El ahorro de tiempo y molestias es fundamental, y lo será aún más en el futuro, cuando los nativos digitales releven a las generaciones previas a Internet.

  1. Sencillez como máxima

A la desconfianza se la combate con transparencia, y eso es algo que en España, después de vivir una crisis inmobiliaria, se tiene muy claro. El hecho de que las proptech huyan del oscurantismo y expliquen punto por punto su funcionamiento, sin letra pequeña y sin esconder los riesgos, es un aspecto que el ciudadano valora especialmente.

  1. El cliente es el rey

El usuario está en el centro de cualquier proptech. La vocación de servicio es una ventaja porque elimina la rigidez de la empresa tradicional y propone respuestas a medida, adaptando el producto a unas necesidades concretas, lo que multiplica su eficacia. La orientación al cliente es, además, un elemento igualador, que fomenta la cercanía.

  1. Resultados rápidos

El ritmo al que nos movemos es vertiginoso, y las proptech han sabido pisar el acelerador para ajustarse a la velocidad de la sociedad de hoy. Uno de los rasgos definitorios de la mayoría de estas empresas son los reducidos plazos en los que vemos cumplidos los objetivos a los que se comprometen cuando recurrimos a ellas.

  1. Costes reducidos

Por último, pero no menos importante, el hecho de que las empresas inmobiliarias abandonen poco a poco las infraestructuras físicas y pongan la mirada en el entorno virtual, redunda en un ahorro de costes que afecta de forma positiva al cliente final, dado que los honorarios son más reducidos y los productos mucho más asequibles.

Registrarme
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Ver política de cookies