“Muchas personas pagan el peaje de tener una baja cultura financiera”

Gerard Bernal es el CEO y uno de los fundadores de Balio, una fintech que aspira a convertirse en una especie de Netflix de las finanzas personales. Aprender a invertir con cabeza y sentido común es el objetivo esta comunidad, donde se trabaja para elevar el nivel de educación financiera. Bernal ha charlado con CIVISLEND sobre la importancia de tener una estrategia a largo plazo o lo primero que debe tener en cuenta un inversor primerizo antes de dar el paso, recalcando que el conocimiento es sinónimo de libertad.

¿Qué es para ti la independencia financiera?

Para muchos es una utopía. Lo que está claro es que no hay que obsesionarse. La independencia financiera está muy bien como concepto virtual, pero al final tampoco queremos estar todo el día tumbados en el sofá sin hacer nada. Es mejor hablar de libertad financiera, que significar tener cierto patrimonio y cierta estabilidad que permiten tomar decisiones que no están atadas al dinero. No tener dinero dentro del sistema capitalismo es casi igual a la esclavitud. Es la esclavitud moderna porque dependes de un salario y siempre estás a dos meses de la bancarrota.

¿Qué opinas del nivel de educación financiera que hay en España?

A nivel mundial, ya no solo la educación financiera, sino también la general, la han dado siempre los gobiernos a través de sus programas públicos. Si se depende de un programa político, que es al final el que te educa, los gobiernos no van a querer que seas más libre. Es por ello que la educación financiera no se incentiva. Se puede hacer la prueba preguntando a cualquier persona por la calle en qué invierte o cómo mueve sus ahorros. En España hay 6 millones de ahorradores, que no inversores, y la mayoría de los mismos lo hace en ladrillo porque está muy arraigado.

No es un solo un problema para los que no tienen educación financiera, sino para todo el sistema porque genera que haya personas que ofrecen productos muy malos lo que crea un sector con información asimétrica, que se traduce en peores servicios, clientes más aletargados, personas con una preparación de nivel bajo ofreciendo esos servicios y cobrando mucho dinero por ello. Si esto ocurriera en otros sectores, no alarmaríamos, pero en las finanzas no pasa, y esto sin entrar en la cantidad de estafas que hay. Es muy fácil estafar, e incluso, estafar de manera legal. Muchas personas pagan el peaje de tener una baja cultura financiera.

¿Crees que al español medio le cuesta aprender sobre este tema porque tiene poca predisposición o porque no se ha enfocado el aprendizaje correctamente?

Hay que pensar que la gente se mueve por incentivos. En general, no sabemos calcular de cabeza esperanzas matemáticas. Cuando nos dicen que el banco nos va a dar un 4% de interés al año pensamos que no es nada, pero si lo pensamos a 20 años es muchísimo dinero. La gente infravalora el largo plazo. Todo el día el sistema nos inculca cosas a muy corto plazo, haciendo que busquemos la gratificación instantánea. Pero, al mismo tiempo, llegan las finanzas, que nos dicen que, si queremos tener un buen patrimonio y vivir de las rentas, debemos pensar a largo plazo. Es triste, pero gran parte de la población debe ser esclava para que el sistema funcione. Si la gente ahorrara e invirtiera se crearían desequilibrios económicos y habría oportunidades inmensas para la renta activa. Sin embargo, no hay incentivos y, además, la libertad financiera no está en la gente que está en la base de la sociedad, al menos, mientras no haga cambios. Si no ingresas un cierto patrimonio, lo suficiente para ser un poco más libre, es imposible.

¿Qué ventajas reportaría tener una cultura financiera sólida?

Para empezar, que puedes tomar decisiones. Al final, la única forma real para cambiar el mundo es la educación. Cuanto más conocimiento tienes, más capacidad de decidir bajo unos axiomas más o menos correctos. Uno podría decir que lo suyo es consumir porque vivir a corto plazo es su estilo de vida. Esto es aceptable, e incluso, más inteligente que dejar el dinero parado en una cuenta de ahorro durante 20 años comiéndose con la inflación. El conocimiento es libertad.

¿Piensas que el mejor asesor financiero es uno mismo?

Como suelo decir, lo cortés no quita lo valiente. Que tú tengas un cierto conocimiento, te permite distinguir entre asesor y comercial. Hay un truco muy bueno que es el sesgo de supervivencia. Los bancos tienen 100 fondos a 10 años y solo cuatro superan un índice de referencia o tienen buenos resultados y, son precisamente los que te ofrecen. Estadísticamente era lógico que hubiera unos con mejores rendimientos, y además esto no garantiza que sean mejores en el futuro, pero ya has metido el dinero.

¿Qué consejo de oro le darías a un ahorrador que quiere dar el paso y comenzar a invertir?

Le preguntaría qué objetivos tiene y con qué está cómodo. Hay que tener muy claro el largo plazo; hablamos de siete u ocho años como mínimo, constancia y mirar las comisiones, que sean bajas. Si quiere invertir en bolsa,  lo mejor es un fondo indexados. En resumen, saber tiempos, comisiones y objetivos realistas.

¿Cómo y por qué surge Balio? ¿Qué novedades nos esperan en 2022?

Nos juntamos tres emprendedores y nos dimos cuenta de que la mayor parte de la gente que habla de dinero tiene un pensamiento muy sesgado y solo habla de corto plazo. Ganar dinero a corto plazo es más sencillo, es un juego de quitarle dinero a los demás, lo complicado es hacerlo a medio y largo plazo. Hemos contado con inversores externos y a día de hoy nuestro objetivo es ser un Netflix de dinero, donde tú entras y compras vídeos. Son cursos con profesionales reputados del sector organizados en vídeos de entre 5 y 15 minutos.

Para 2022 queremos que la gente se pueda apuntar en el icono de gratis para recibir durante siete días siete emails explicando en solo tres minutos cada día la base de las finanzas personales. Además, al estar en esa lista, se recibirán todas las novedades. La idea es consolidarnos en 2022 como el player en España más importante de educación financiera. Queremos ser líderes en que se aprenda cómo ganar más dinero y cómo moverlo para ser más libre, y además de una madera divertida y sexy.

¿Crees que el crowdlending es un buen producto para conseguir ingresos pasivos?

En Balio hemos sido bastante fans del crowdlending a nivel europeo, pero hemos tratado de equilibrarlo aconsejando a la gente que no se exponga demasiado. Está bien tener parte de tu patrimonio en crowdlending porque es un activo descorrelacionado. Estos activos deberían ocupar entre un 10% y un 15% de una cartera de inversión diversificada. En cualquier caso, hay que usar el sentido común. A veces no hay más cobertura que la privada, hay que saber que no está 100% garantizado y, en general, entender lo que haces e investigar sobre las plataformas, conociendo a los gestores, ya que hay veces que la rentabilidad prometida no es tal.

¿Crees que es adecuado para cualquier perfil de inversor?

No tiene que ver tanto con si es apto para un perfil de inversor conservador o agresivo, sino con el dominio del tiempo, es decir, cuándo voy a necesitar hacer líquida esa inversión. Todo el mundo debe recordar el triángulo de la inversión: liquidez, riesgo y rentabilidad. No se puede tener todo. Quien te promete las tres es una estafa de manual, y si hay que elegir una, liquidez. Es difícil renunciar a ella porque nunca sabes qué va a pasar a futuro.

Registrarme