Accediendo al panel

Cuando se alcanza cierto nivel de ahorro, es normal que cruce el pensamiento de cualquier ciudadano la posibilidad de darle un impulso a través de algún vehículo de inversión, siempre siguiendo ciertos consejos previos antes de convertirse en inversor. En función de la cultura financiera de cada uno, se tendrá mayor o menor conocimiento del abanico de opciones de brinda el mercado. En el momento actual, protagonizado por una pandemia que ha favorecido el ahorro forzoso y también el de precaución, nos encontramos con una disposición de liquidez histórica. Vamos a resumir cuáles serían las reglas de oro para el inversor primerizo en crowdlending.

invertir ahorro en pandemia

  1. Analiza tu perfil de riesgo

En un mundo ideal, cualquier inversión tendría que tener la rentabilidad asegurada. Y en cierto modo, es así, dado que existen productos que prometen con total seguridad un rendimiento concreto a un cliente, pero estamos hablando de ganancias mínimas. Lo habitual es que ambos factores guarden una relación directamente proporcional: a mayor riesgo, mayor rentabilidad. Así, tal y como indica la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en su glosario financiero, el riesgo “significa incertidumbre sobre la evolución de un activo, e indica la posibilidad de que una inversión ofrezca un rendimiento distinto del esperado”.

Es por ello que resulta fundamental conocer nuestra capacidad para soportar esta volatilidad, un juicio que únicamente podemos hacer desde el análisis personal. En general, se aceptan tres tipos de perfil de inversor: conservador, medio y agresivo. Debemos realizar un ejercicio de introspección y definir unos márgenes de pérdida que no entren en conflicto con nuestra habilidad para gestionar la ansiedad. Al principio es normal ir a lo seguro, pero es muy posible que a medida que vayamos obteniendo resultados positivos, vayamos perdiendo ese miedo al peligro. Si bien es importante no bajar la guardia, es perfectamente normal que el inversor evolucione y se exponga más a medida que gane experiencia y su situación financiera se lo permita.

  1. Estudia tu horizonte de inversión

Definir el horizonte temporal de la inversión está muy relacionado con el perfil de riesgo. Se trata de un periodo de tiempo durante el cual el capital estará inmovilizado. Hablamos de tres tipos: corto plazo, medio plazo y largo plazo. Las colocaciones a corto plazo tienen el año como límite. Se trata de productos muy estables, pero con un rendimiento ciertamente exiguo. A medio plazo funcionan los vehículos planteados hasta los cinco años y a largo, los que superan el lustro. Cuanto más largo sea, más tolerancia al riesgo se demuestra, dado que esto significa que no hay prisa por disponer de ese ahorro. Además, un horizonte de la inversión largo implica fluctuaciones y que los ajustes se vayan compensando con las alzas.

inversor primerizo en crowdlending

La regla de oro es que nunca hay que invertir dinero que se vaya a necesitar a corto plazo. Siempre se debe contar con un fondo de reserva para imprevistos, y separarlo de la cantidad con la que hemos decido comenzar a dar nuestros primeros pasos como inversores. Aunque hay alternativas que aseguran la recuperación de lo invertido en caso de imprevistos, lo habitual es que existan penalizaciones por retirar el dinero antes de tiempo. El inversor primerizo suele apostar por productos de inversión con un horizonte de entre 12 y 18 meses. El plazo de inversión de los proyectos de CIVISLEND ha ido del mínimo de 6 meses al máximo de 20, si bien la media suele ser de un año.

  1. Infórmate hasta tenerlo todo claro

Cualquier inversor en ciernes sabe que debe partir de unos conocimientos básicos. La inversión aparece ante nosotros como un mundo complejo lleno de números y terminología financiera que nos resulta completamente ajena. No se trata de comprar varios libros sobre finanzas o darle la vuelta a Internet leyendo y leyendo. Nuestro objetivo no es convertirnos en intermediarios o brókers con licencia, sino en inversores minoristas bien informados capaces de tomar decisiones fundamentadas. Por ejemplo, en el caso de las Plataformas de Financiación Participativa (PFP) como CIVISLEND, te interesará descubrir qué son, cuáles son, cómo funcionan, qué tipo de rendimiento ofrecen…

No dudes en leer diferentes opiniones en foros de Internet, ya que podrás conocer usuarios que comenzaron en el mundo de la inversión llenos de dudas ante una hoja modelo de Excel y ahora manejan con soltura carteras personalizadas en las que calculan los rendimientos sobre sus inversiones diferenciando por plataforma, anticipándose a las tendencias y redirigiendo sus ingresos. Las plataformas no pueden asesorar al inversor, pero online encontrarás muchos ahorradores que comparten sus conocimientos gratuitamente sobre cómo generan rentas pasivas a través del crowdlending.

  1. Mantén tus emociones al margen

Invertir exige control sobre uno mismo. Si el solo pensamiento de realizar aportaciones iniciales a varias plataformas moviendo el ahorro desde tu cuenta bancaria te pone nervioso, entonces quizá la inversión no está hecha para ti. En un momento de crisis sanitaria como el actual, nos volvemos muy emocionales, lo que podría llevarnos a cometer errores. Así, lo más habitual es que nos dejemos llevar por los extremos, ya sea pecando de un exceso de confianza o todo lo contrario, manifestando una gran aversión al riesgo. Estos sesgos nos recuerdan que hay que controlar la euforia y el pánico, y no dejarnos arrastrar por lo que hagan los demás. Para tomar decisiones racionales y meditadas, nada mejor que manejar con precisión objetivos y plazos.

ver crecer la inversión

  1. Diversifica tu cartera aunque seas un inversor primerizo en crowdlending

Esta regla es la piedra angular sobre la que se basa cualquier inversión, dado que si alguna va mal, se podrá compensar con otra que vaya bien, lo que mantendrá tu capital protegido. Se trata de un mecanismo que reduce el riesgo, puesto que no confía todos tus ahorros a una única apuesta. No obstante, también hay que tener cuidado con el movimiento contrario: la excesiva atomización. Desde CIVISLEND somo partidarios de este consejo al 100% y animamos a todos los que confían en nosotros a que diversifiquen su cartera de crowdlending, dado que hay plataformas muy interesantes que ofrecen rentabilidades potentes en su marketplace, favoreciendo una estrategia de asset allocation eficaz. Queremos que la financiación alternativa gane adeptos, por eso vemos a nuestros competidores como aliados.