Encontrar financiación para sacar adelante un proyecto nunca es sencillo. A pesar de la predisposición inicial de las entidades financieras por fomentar el crecimiento del tejido empresarial en España, el crédito esta fluyendo de una manera controlada y prudente.

Precisamente, fue en este contexto de contención cuando comenzaron a surgir vías alternativas que prometían un acceso más rápido, fácil y transparente a los fondos necesarios para que la actividad económica de ciertas empresas siguiera su curso. El crowdlending es una de estas opciones, y recurrir al mismo resulta muy ventajoso.

¿Por qué financiarse a través del crowdlending?

  1. Ahorro de tiempo. Los préstamos concedidos a través de las Plataformas de Financiación Participativa (PFP) se gestionan de forma muy rápida con procesos ágiles y de forma segura a través de la red. Una vez recibida toda la documentación, la solicitud es analizada al detalle por un equipo de profesionales en un corto espacio de tiempo. Teniendo en cuenta que el retraso en la recepción de los fondos puede poner en serios problemas la supervivencia de una empresa, las plataformas trabajan con plazos de tiempo ajustados en el análisis y la aprobación de las operaciones.
  1. Sin productos vinculados. La financiación a través del crowdlending está exenta de letra pequeña. El proceso para captar financiación a través de las plataformas es realmente sencillo. Se tratan como operaciones individuales que no conllevan la vinculación de ningún producto adicional. La concesión de préstamos se suele vincular a la contratación de otros productos adicionales, como por ejemplo, seguros, tarjetas o cuentas corrientes. Esta venta cruzada no existe dentro de las plataformas de crowdlending.
  1. Todo el proceso es online. Gestionar la financiación de un proyecto a través de una plataforma de crowdlending es sencillo, dado que todo el proceso se lleva a cabo a través de Internet, desde el envío de la documentación hasta el ingreso de los fondos, el pago de intereses y su posterior devolución.
  1. Diversificar las fuentes de financiación. Para una empresa es importante contar con diferentes fuentes de financiación con el fin de no comprometer su futuro. Estar en manos de un único acreedor puede llegar a poner en peligro la actividad de una compañía y condicionar incluso la toma de decisiones. El crowdlending es el complemento perfecto a la financiación tradicional. Tiene el suficiente músculo financiero para responder afirmativamente ante la posible no renovación de una línea de crédito tradicional o a la negativa de ampliar el capital de la misma.
  1. No computa en la CIRBE. La información relativa a la deuda contraída a través de plataformas de crowdlending no computa en la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE), que es la base de datos gestionada por el instituto emisor a la que las entidades bancarias reportan los créditos concedidos y su cuantía. Este fichero es utilizado por los bancos para medir el nivel de riesgo de las empresas y determinar su capacidad de endeudamiento. Al no consumir CIRBE, los fondos recibidos a través del crowdlending no son un impedimento para que el promotor del proyecto reciba más fondos a través de otros canales.
Registrarme
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Ver política de cookies