Accediendo al panel

El empuje que ha experimentado la inversión inmobiliaria residencial tras la pandemia en España podría enfrentar a cambios significativos debido a la Ley de Vivienda, puesto que medidas como el control del precio de los alquileres alejaría a los inversores de este sector. La medidas más polémicas de la normativa son la limitación de los precios de alquiler en zonas tensionadas, el recargo de hasta el 150% en el IBI a las viviendas vacías y la reserva de suelo para vivienda protegida.

2021 cerró con 417.501 hipotecas concedidas sobre viviendas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). La oferta hipotecaria ha estado marcada por una intensa competitividad, con tipos de interés que nunca habían sido tan atractivos. Sin embargo, el Banco Central Europeo (BCE) se está viendo forzado a dar un giro a su política monetaria debido a la inflación, lo que desembocaría en el fin de los estímulos y la subida de los tipos oficiales, decisiones que encarecerían las hipotecas.

Dentro del mundo de los seguros existen varios mecanismos para saber qué tipo de pólizas ofrecer en cada momento. Uno de ellos es la teoría de la responsabilidad decreciente, que se basa en el cruce de dos variables fundamentales: nuestras obligaciones y nuestro patrimonio. Según vamos alcanzando la edad adulta, vamos adoptando compromisos de pago. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, esas responsabilidades económicas se van liquidando, al tiempo que nuestros ingresos van creciendo.

Es la palabra de moda. Su búsqueda en Google arroja ya 13,8 millones de resultados en español y 62,4 en inglés. El metaverso, que empezó siendo un lugar extraño, ajeno y desconocido, se ha convertido en un terreno donde invertir y hacer negocio, también para el sector inmobiliario. Comprar suelo en el metaverso abre las puertas a un activo volátil y fuertemente especulativo. Por otra parte, ya es posible reservar viviendas en el metaverso y tener una réplica virtual de un inmueble.

Dicen que el dinero no da la felicidad, o al menos, es lo que se repiten como un mantra aquellos que sobreviven con lo justo o los que llegan a fin de mes con ciertas dificultades. No obstante, otras voces admiten que esta frase es la máxima expresión del autoengaño. Tener unos ingresos altos quizá no nos convierta en las personas más alegres del mundo, pero desde luego, disponer de una buena situación económica hace que nos sintamos más tranquilos. 

El temor a que vuelva a desatarse una situación tan complicada como la que tuvo lugar durante la crisis del 2008 está presente, por lo que es necesario poner el contraposición el escenario de hace catorce años con el actual para ver si existen fundamentos que justifiquen la inquietud. ¿Caminamos hacia un escenario que podría volver a hacer temblar los cimientos del sector o el incremento responde a una situación coyuntural?

Uno de los conceptos que aprende cualquier inversor primerizo es el de la liquidez, que es la capacidad que tiene un activo de convertirse en dinero efectivo de forma inmediata. Por otro lado, la liquidez también es un término bien conocido por las empresas. Dentro del crowdfunding inmobiliario, entran en juego estas dos esferas relativas a la liquidez.

El sector inmobiliario es un pilar fundamental de la lucha contra el cambio climático. Construir de forma sostenible ya no será solo algo que otorgue prestigio o sea sinónimo de exclusividad, sino que será un filtro para que los inversores seleccionen dónde colocar su capital, descartando todo lo que pase por alto la sostenibilidad. Cumplir con el compromiso con el medioambiente es una demanda social, pero también juega un papel fundamental dentro de las estrategias de inversión individuales y colectivas. Es innegable que el valor de lo verde ha escalado posiciones.

Nunca es demasiado pronto para invertir. Al menos así lo entienden la mayoría de los expertos. La edad es uno de los factores que determina nuestro perfil de inversor, y por tanto, los productos financieros a los que destinaremos nuestro ahorro. En cualquier caso, por muchas ganas que se tengan de construir una cartera, primero es necesario realizar una buena planificación que tenga en cuenta nuestra situación económica.

La inversión en vivienda vive uno de sus momentos más dulces. El sector inmobiliario se vislumbra como una opción que da seguridad a los pequeños ahorradores en un entorno en el que la renta variable está sujeta a movimientos geopolíticos que hacen fluctuar las cotizaciones. La compra de un inmueble residencial exige un ejercicio previo de reflexión. Esta inversión directa requiere de un estudio pormenorizado, ya que no todos los activos son igual de rentables.

Registrarme