Jesús Pérez es presidente de la Asociación Española de Fintech & Insurtech (AEFI). Desde esta posición privilegiada, Pérez es testigo de excepción de la creación y rápida expansión de aquellas empresas que se apoyan en la tecnología para cambiar el modo en el que la sociedad se relaciona con sus finanzas. Desde Civislend hemos querido hablar con él porque pensamos que su punto de vista experto es indispensable para entender la evolución de un sector con unas increíbles expectativas de crecimiento.

PropTech Unconference 2017

El próximo 16 de noviembre tendrá lugar la PropTech Unconference, una cita ineludible para aquellas empresas inmobiliarias que tienen como eje la tecnología. Teniendo en cuenta que el proptech es uno de los sectores sobre los que más startups están sentando las bases de su negocio, el interés que ha generado esta cita es enorme. Las expectativas de un evento de estas características, con alrededor de 80 CEOs presentes, son increíblemente altas.

Las “fintech” o empresas de finanzas tecnológicas están desarrollando la “democratización financiera” de los ahorros, uno de los segmentos en los que más están creciendo, al ofrecer nuevas opciones que pueden conllevar hasta 650 euros menos de gasto, por ejemplo, en seguros.

El número de hipotecas sobre viviendas concedidas en el mes de agosto se dispara casi un 30% con respecto al mismo mes del año anterior. Todavía no vamos a ver el impacto real de la situación actual en nuestro país. Primero por ser estadísticas de agosto y segundo por el desfase entre la firma de las operaciones de compraventa y la inscripción en el registro correspondiente.

El crowdlending va tomando cada vez más protagonismo en España. La financiación colectiva basada en los préstamos de particulares a empresas se está articulando por medio del surgimiento de plataformas que sirven de nexo de unión entre inversores que quieren obtener un rendimiento extra por sus ahorros y pymes que no hallan la respuesta que necesitan cuando recurren a la banca tradicional.

La revolución del fintech en España

La palabra fintech deriva de la unión de dos palabras: finanzas (finance) y tecnología (technology). Cuando se habla de empresas fintech, se trata de compañías de reciente creación, generalmente startups, en las que la aplicación de la tecnología logra que cada vez más procesos financieros cotidianos que antes consumían tiempo, recursos y mucho papeleo, resulten ahora más fáciles gracias a herramientas como las apps o Internet.

La financiación colectiva atiende a diferentes tipos. La clasificación de crowdfunding más aceptada es la que expone cuatro variantes fundamentales. La elección de una u otra depende del conocimiento financiero y la experiencia que se posean, así como de la rentabilidad que se espera obtener. En este post encontrarás las características que definen a cada uno, así como el nombre original en inglés, con el fin de evitar confusiones cuando visites nuestra plataforma o cualquier otra.

¿Merece la pena ser un inversor acreditado?

El crowdlending es un vehículo de inversión plenamente regulado. Con el fin de evitar que los pequeños inversores minoristas queden expuestos a pérdidas que pondrían en peligro su estabilidad económica, la normativa impone límites al importe a invertir. De este modo, encontramos dos perfiles, el de inversor acreditado y el de no acreditado. La diferencia fundamental reside en los ingresos / patrimonio y conocimientos financieros.

¿Por qué seguimos obsesionados con los depósitos?

El depósito bancario es, sin duda, el producto de inversión más popular entre los ahorradores españoles. Con un perfil de riesgo realmente bajo, este vehículo es ideal para los ciudadanos más conservadores, que buscan dónde colocar su dinero de forma segura y a un plazo fijo, previamente pactado con el banco. A cambio, una vez pasado el tiempo estipulado, el cliente recibe un rendimiento que, además, es conocido desde el primer momento. Sin embargo, en los últimos años los depósitos han reducido de forma drástica su rentabilidad.

Crowdequity frente a crowdlending, ¿por cuál decidirse?

Las vías alternativas de financiación empresarial surgieron como respuesta a la elevada bancarización de ciertos países. En España, durante la crisis económica, el cierre del crédito por parte de las entidades financieras sirvió de caldo de cultivo para el surgimiento de plataformas que ponían en contacto personas que necesitaban llevar a cabo un proyecto, negocio o campaña con personas que deseaban aportar sus recursos financieros para respaldarles. Se trataba de los inicios del crowdfunding en nuestro país.

Registrarme
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Ver política de cookies