Accediendo al panel

Lo primero que tendrá que hacer un inversor primerizo será analizar su propia situación económica. De este modo, averiguará si el horizonte temporal de la inversión en crowdlending encaja con su perfil. Es muy importante es sentirse cómodo con el riesgo que se está asumiendo en las inversiones a largo plazo. Hay que invertir solo lo que no vamos a necesitar de forma inmediata, reservando un fondo para emergencias.

El depósito bancario es, sin duda, el producto de inversión más popular entre los ahorradores españoles. Con un perfil de riesgo realmente bajo, este vehículo es ideal para los ciudadanos más conservadores, que buscan dónde colocar su dinero de forma segura y a un plazo fijo. A cambio, el cliente recibe un rendimiento que, además, es conocido desde el primer momento. Sin embargo, en los últimos años los depósitos han reducido de forma drástica su rentabilidad.

Dentro del negocio de la promoción inmobiliaria es importante reducir la dependencia hacia la banca tradicional y buscar otras fuentes que aporten fondos. Las plataformas de financiación participativa son uno de los vehículos que actualmente hacen posible desarrollar con éxito un proyecto de crowdlending inmobiliario, convirtiendo los desarrollos en una oportunidad para los inversores. Siguiendo estos pasos será más fácil tener éxito.

Dar el paso de ahorrador a inversor es difícil, sobre todo, para los perfiles más conservadores. Sin embargo, hay motivos más que suficientes para dejar de acumular sin tener un plan con el que hacer crecer ese capital que vamos apartando cada mes de nuestros ingresos. Es esencial abrir la mente y poner nuestro dinero a trabajar lo antes posible, siempre teniendo la visión en el largo plazo.

Las proptech cada vez gozan de una mayor aceptación social, estando plenamente asimiladas en nuestro día a día. Su planteamiento disruptivo, basado en la innovación, está introduciendo cambios en el modo en el que compramos, alquilamos, vendemos o, incluso, financiamos una casa. Actualmente, cohabitan compañías de larga trayectoria que aceptan el reto y desarrollan nuevas herramientas con startups que desde su creación abrazan estas soluciones tecnológicas.

TAE (tasa anual equivalente) y TIN (tipo de interés nominal) no solo son indicadores importantes dentro de los productos de financiación, sino también en los de inversión. Son dos elementos decisivos a la hora de manejar nuestros ahorros en el ámbito financiero, puesto que nos ayudan a decidir si la rentabilidad que ofrecen los proyectos de crowdlending merece la pena en función del perfil y del horizonte de la inversión que manejemos.

Además de ser un producto de inversión capaz de generar una rentabilidad muy interesante, el crowdlending cumple una función social que no puede desligarse de su carácter puramente financiero. Las empresas que apuestan por esta vía de financiación alternativa dan a conocer sus proyectos a los ciudadanos de a pie. Se trata de particulares anónimos, es decir, personas normales y no grandes fortunas.

El verano es sinónimo de vacaciones, pero el dinero puede seguir trabajando. Hay quien es partidario de parar en seco sus inversiones durante el periodo estival para no llevarse sustos, pero con el crowdlending inmobiliario no es necesario, puesto que su descorrelación frente a otro tipo de activos lo hace perfecto para equilibrar cualquier cartera.

La palabra fintech deriva de la unión de dos palabras: finanzas (finance) y tecnología (technology). Cuando se empezó a hablar de empresas fintech en España, se trataba de compañías de reciente creación, generalmente startups. Las primeras empresas de fintech en España lograron preparar el terreno para las que vinieron después. Las expectativas de crecimiento son enormes. 

La preocupación por la pensiones está de plena actualidad. La reforma por parte del Gobierno se ha materializado en forma de anteproyecto y entrará en vigor a comienzos de 2022. Con este panorama, son muchas las dudas que asaltan a los trabajadores en activo, que no saben a cuánto ascenderá su paga mensual una vez dejen sus empleos. Afortunadamente, se está perdiendo el miedo al crowdlending.

Registrarme