El auge del crowdfunding (micromecenazgo) se hace un hueco también en el sector inmobiliario. Este fenómeno, que permite a pequeños inversores agrupar aportaciones dinerarias para financiar proyectos, avanza en España con la puesta en marcha de las primeras plataformas de financiación participativa (PFP) autorizadas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Registrarme
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Ver política de cookies