La preocupación por la pensiones está de plena actualidad. En pleno debate sobre los problemas que rodean al sistema público que las gestiona, surgen voces que opinan acerca de cuál es el mejor modo de calcular su revalorización. Asimismo, una de las corrientes más extendidas es la que apunta a que el mejor modo de asegurarlas para las próximas generaciones es el impulso del empleo de calidad. Esta vertiente cobra más fuerza si tenemos en cuenta la pirámide de población española, con menos recién nacidos y una esperanza de vida cada vez más larga, lo que compromete seriamente el relevo generacional. En este sentido, cuantas menos personas haya cotizando, más difícil será sostener el sistema de pensiones.

Una de las inversiones que ayuda a generar riqueza cuando llega la tercera edad es la compra de vivienda. El porcentaje de jubilados que son propietarios de una vivienda completamente pagada es bastante alto en España. Esto significa que están liberados del pago de una cuota hipotecaria o de una mensualidad de alquiler. Además, esto implica que cuentan con mayor liquidez que aquellos que no son dueños del inmueble en el que viven. Una vivienda en propiedad abre la puerta de una posible hipoteca inversa o de una renta vitalicia con la que poder complementar lo que se ingresa a través de la pensión pública.

Más allá del plan de pensiones

No obstante, los activos inmobiliarios no son los únicos a los que destinar el ahorro con la mente puesta en el largo plazo. Los planes de pensiones privados son la gran alternativa que ofrecen las entidades bancarias. Aunque es cierto que estos productos gozan de una fiscalizad ventajosa gracias a que es posible desgravar cada año, su rendimiento real está muy por debajo de la que ofrecen otras de las soluciones propuestas para disfrutar de mayor liquidez cuando se abandona definitivamente el mercado laboral: el crowdlending.

Por otro lado, no podemos pasar por alto que los planes de pensiones conllevan un menor riesgo que la financiación alternativa, un aspecto intrínsecamente unido a su exigua rentabilidad. Los préstamos remunerados generan una rentabilidad mucho más interesante, pero para que esta se mantenga en el tiempo, hay que crear una cartera diversificada. La idea es jugar con diferentes escalas de riesgo, es decir, ser constante vigilando los préstamos morosos para equilibrarlos con los buenos pagadores. El secreto para tener un capital importante cuando llegue el momento de la jubilación es plantearse un plan de inversión en crowdlending perfectamente sistematizado con bastante antelación.

Una de las soluciones más extendidas y que consume menos recursos es automatizar la inversión de forma mensual. Sin embargo, para maximizar el beneficio es esencial que nos impliquemos personalmente y logremos diversificar, tanto en productos como en plataformas. El crowdlending que ofrece CIVISLEND a los ahorradores de hoy y pensionistas del mañana es una opción de calidad y muy segura, no solo por los controles que se aplican y los análisis de riesgo que se realizan, sino porque está basado en la financiación de un activo que cuenta con trayectoria, recorrido y peso económico como es el sector inmobiliario residencial.

Registrarme
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Ver política de cookies