Cualquier decisión que implique inmovilizar parte de nuestros recursos monetarios suscita el recelo, sobre todo, cuando no se está familiarizado con el funcionamiento de determinados vehículos de inversión. El crowdlending inmobiliario en España lleva operando poco tiempo, y es precisamente su carácter emergente lo que actúa de barrera psicológica e invisible para aquellos que prefieren mercados más consolidados. En este post, te damos cinco razones para perderle el miedo y convertirte en inversor de Civislend:

  1. Proyectos viables. Los primeros interesados en ofrecer contenidos de calidad son las propias Plataformas de Financiación Participativa, y Civislend no es una excepción. Antes de formar parte del Marketplace, tanto el proyecto como el promotor son analizados de forma exhaustiva con el fin de presentar al inversor proyectos con un nivel de riesgo controlado. Este análisis preventivo filtra los proyectos viables y con altas probabilidades de éxito.
  2. Riesgo controlado. Toda inversión lleva implícito un riesgo, incluso la más conservadora. Ninguna plataforma de crowdlending le dirá al inversor que es imposible que se incurra en un impago, pero sí le hará saber que cuenta con métodos de intervención eficaces en caso de que la morosidad haga acto de presencia. La transparencia es uno de nuestros rasgos definitorios. De hecho, para operar con todas las de ley, Civislend ha cumplido todos los requisitos exigidos por la Comisión Nacional del Mercado de Valores y el Banco de España, estando legalmente registrada como Plataforma de Financiación Participativa.
  3. Rentabilidad a la vista. Civislend siempre pone en conocimiento del inversor la rentabilidad que va a conseguir de antemano. Aunque este tipo de interés anual está sujeto a una serie de variables. Civislend publica proyectos con una rentabilidad bruta anual entre el 6% y el 12%. No hay que olvidar que en el cálculo de la rentabilidad de un proyecto entran en juego aspectos que van desde su localización y tamaño hasta la solvencia y trayectoria del promotor. La herramienta de scoring que emplea Civislend ha sido desarrollada por el propio equipo y cuenta con la aprobación del Banco de España.
  4. Gran potencial. Un estudio de la Universidad de Cambrigde asegura que el crowdfunding inmobiliario consiguió vehiculizar 26,97 millones de euros en Europa a lo largo de 2015. Se trata de una cifra modesta, pero para tratarse del primer año del que se tiene registro de este modelo de financiación alternativa para el sector en el viejo continente, lo cierto es que las expectativas de crecimiento son inmejorables. Por otro lado, en España hay que tener en cuenta que la normativa que regula las plataformas (Ley 5/2015, de fomento de la financiación empresarial) se lanzó a finales de abril de 2015, así que este mercado aún se encuentra en fase emergente.
  5. Experiencia internacional. Aunque es un producto financiero de reciente aterrizaje en nuestro país, fuera de nuestras fronteras cuenta con una dilatada trayectoria de éxito. En Estados Unidos, la cuna del crowdfunding y de sus derivados, tales como el crowdlending, es una fórmula habitual que cuenta con gran arraigo. De hecho, en Estados Unidos las fuentes de financiación de las empresas provienen en un 70% del mercado frente al 30% de los bancos.
Registrarme
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Ver política de cookies