¿Qué es el scoring y como se asigna el rating?

El concepto de scoring no es desconocido para la mayoría de las personas que, en alguna ocasión, han acudido a un banco en busca de financiación, ya sea para un préstamo personal, para una hipoteca o para la apertura de una línea de crédito para un negocio. El scoring se define como un sistema de evaluación bancaria capaz de determinar la capacidad de endeudamiento de un cliente. Esta aplicación analiza de forma automática el grado de solvencia del mismo a través de una serie de parámetros. Su resultado servirá para conceder o rechazar la petición de financiación.

Este sistema informático está ampliamente aceptado dentro del día a día de las entidades financieras, que recurren a él siempre que deben tomar decisiones de ámbito crediticio. Es una forma normalizada que atiende a una serie de protocolos y que evita el posible sesgo subjetivo de las decisiones puramente humanas. Atendiendo a las recomendaciones que se desprenden de aplicar el scoring, es posible trabajar de un modo más rápido y reducir la tasa de morosidad. Algunos de los datos decisivos para el scoring son el historial de crédito, otros productos contratados, las deudas pendientes, los ingresos recurrentes o la declaración de patrimonio.

Scoring y rating dentro del crowdlending

En lo que respecta a las plataformas de Financiación Participativa (PFP), el scoring es una herramienta imprescindible dentro del análisis del riesgo. En el caso de CIVISLEND, el scoring es fundamental dentro del estudio preliminar que se realiza al promotor para comprobar su solvencia y la aptitud del proyecto inmobiliario que desea volcar en el Marketplace y, de esta forma, obtener los fondos necesarios. A través de los datos proporcionados por el promotor, CIVISLEND realiza un cálculo para asegurarse de que los fondos captados a través de la plataforma serán devueltos en tiempo y forma, sin incurrir en impago.

Por otro lado, una vez comprobado que el promotor responderá a los requerimientos de pago, se realiza un estudio de viabilidad en el que el comité de riesgos de CIVISLEND otorga al proyecto un rating de riesgo, es decir, una calificación de crédito. Esta medida establece la capacidad del promotor para responder ante una deuda concreta. En el ámbito financiero, la tarea de evaluar el riesgo de los títulos de deuda la llevan a cabo agencias de calificación de riesgos como Moody’s, Fitch o Standard and Poor’s. Estas entidades son privadas e independientes, y no tienen intereses en el mercado ni están expuestas a las presiones de ningún grupo.

Los diferentes grados de riesgo que concede CIVISLEND a los proyectos son mínimo (A y A+), medio (B y B+) y moderado (C y C+), siendo la calidad crediticia de los primeros mayor que la de los terceros. La calificación obtenida es uno de los aspectos que determina el tipo de interés del préstamo solicitado por el promotor. Igualmente, este rating sirve de guía para los inversores. De este modo, esta referencia es vital para que, en función del perfil conservador (menos riesgo, menos rentabilidad) o agresivo (más riesgo, más rentabilidad) del inversor, este decida donde colocar sus ahorros.

Registrarme
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Ver política de cookies