¿Invertir en inmuebles o en préstamos?

El sector inmobiliario ha demostrado ser una alternativa de inversión fuerte y al alza. Según los últimos datos publicados por el Banco de España, la rentabilidad arrojada por las rentas de alquiler se eleva por encima de otros activos financieros.

Así, el arrendamiento se impone a destinos del ahorro tales como la deuda pública, los depósitos e, incluso, la bolsa, colocándose en el 4%. Si además del alquiler, sumamos las plusvalías por la revalorización de la vivienda, la rentabilidad crece hasta el 10,9%.

¿Crowdfunding inmobiliario o crowdlending inmobiliario?

Apostar por esta inversión requiere una alta liquidez, por eso en un momento dado se pusieron tan de moda las Plataformas de Financiación Participativa (PFP) de crowdfunding inmobiliario que permitían adquirir un inmueble entre varios inversores y obtener rendimientos marcados por la revalorización.

Invertir en vivienda a través de estas plataformas convierte a los que destinan fondos a las mismas en partícipes de una sociedad, como si fueran accionistas. Es el llamado crowdfunding equity y existen diferentes fórmulas, pero las más extendidas son las que vuelcan la vivienda adquirida al mercado del alquiler y las que la reforman para, posteriormente, venderla más cara.

La otra alternativa es el crowdlending, negocio al que se dedica CIVISLEND, y que se basa en la inversión en préstamos. El usuario de la plataforma, en vez de comprar una parte de esa vivienda, presta dinero al promotor de obra nueva para que este compre el suelo y pueda iniciar su proyecto para, después, comercializarlo. Estos préstamos reportan al inversor unos intereses fijos.

¿Invertir en inmuebles o en préstamos?

¿Cómo saber mi perfil de inversor?

Los motivos que pueden llevar al inversor a decantarse por una u otra opción son varios, pero sobre todos ellos domina el objetivo común de maximizar los ahorros disponibles y complementar un salario o pensión con el fin de tener una mayor libertad financiera.

El perfil del inversor es uno de los factores que inclinaría la balanza hacia una u otra opción. Los más conservadores tratarán de buscar la inversión en propiedades situadas en zonas con una alta concentración de potenciales inquilinos y un horizonte de revalorización prácticamente asegurado.

Igualmente, en lo que respecta a los préstamos, aceptarán de buen grado aquellos proyectos residenciales que afecten a emplazamientos plenamente consolidados y con altas expectativas de preventa. Además, se preocuparán de evaluar la trayectoria de la empresa, poniendo el acento en su capital social y en sus fondos propios.

¿Cómo calcular el riesgo de la inversión?

Algo que debe tener claro cualquier inversor que dude entre estas dos alternativas es que ambas conllevan riesgos. Las plataformas realizan un excelente trabajo para que los interesados en la financiación participativa tengan toda la información y sean conscientes de las implicaciones. Además, algunas de ellas ofrecen al inversor garantías adicionales.

En el crowdfunding, se elabora un plan de negocio con todos los detalles, mientras que en el crowdlending se realiza un estudio de viabilidad para que los responsables del proyecto demuestren su solvencia y su capacidad de pago. En ambos casos, se expone un rating de riesgo y unos intereses, pero en el crowdfunding son variables y en crowdlending son fijos.

Si quieres saber más acerca del crowdlending inmobiliario, no te pierdas la guía práctica que CIVISLEND ha preparado para ti.

Registrarme
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Ver política de cookies