Accediendo al panel

Tras la pandemia, el piso en la playa dejó de ser ese activo que únicamente se podría rentabilizar en julio y agosto. Más allá de la temporada alta, puentes y festivos, hubo un grupo numeroso de inquilinos que buscaron mudarse cerca del mar, debido al auge del teletrabajo. Esto hizo que el alquiler residencial en la costa ganara atractivo. Con la vuelta a las oficinas y el fin de la financiación barata, ¿perderá peso la segunda residencia a la hora de invertir en vivienda?

Acceder a una vivienda en propiedad nunca ha sido sencillo, pero hay grupos de población que tienen más dificultades que otros. De entre todos ellos, los más jóvenes son los que siempre están en el foco por ser de los más vulnerables. El desempleo juvenil es uno de los obstáculos que impiden el ahorro previo necesario para comprar una vivienda y el retraso en la emancipación. Igualmente, las condiciones de las hipotecas y los elevados precios de venta no favorecen el paso hacia la propiedad por parte de este colectivo.

Hay personas que no se conforman con guardar una parte de lo que ingresan y van un paso más allá. Convertir el ahorro en el eje de la economía doméstica es la filosofía de los superahorradores, un tipo de ahorrador enfocado al 100% en alcanzar la independencia financiera. Lo que los superahorradores proponen es guardar más del 50% de lo que se ingresa cada mes. Encontrar la felicidad en la vida sencilla es su gran secreto, además de ahorrar antes de gastar, buscar otras fuentes de ingresos y tratar de anular gastos esenciales como la vivienda, la alimentación o el transporte.

La inversión es un mecanismo capaz de resolver tus problemas económicos cuando llegue la ansiada jubilación. Aunque dar el paso de ahorrador a inversor no es sencillo, llega un momento en el que tu situación financiera te obliga a dar un paso más. Hay un componente de actitud muy importante que debes cultivar para tener éxito. Para desarrollar una mentalidad inversora, debes identificar en qué capacidades debes hacer hincapié para alejar el fracaso de tu historial inversor. Estas cinco claves serán fundamentales para cultivar tu mentalidad inversora.

El Banco Central Europeo (BCE) ha cumplido con lo anunciado y ha subido los tipos oficiales medio punto. Este giro en la política monetaria es la repuesta a la creciente inflación. Al subir los tipos de interés, el dinero cuesta más, lo que encarece los préstamos hipotecarios. Además, la financiación es menos asequible ayudará a enfriar la escalada de precios de la vivienda. Por otro lado, el incremento de la rentabilidad de productos de baja exposición como depósitos, bonos y otros elementos de la renta fija tendría su impacto en la inversión inmobiliaria, que podría desinflarse a favor de los mismos.

Para mantener la salud financiera y no correr riesgos excesivos, múltiples expertos y organismos oficiales, entre ellos el Banco de España, recomiendan que el límite máximo de la capacidad de endeudamiento se sitúe entre el 35% de los ingresos netos mensuales. La capacidad de endeudamiento debe concebirse desde la oportunidad, nunca desde la obligación. Esto significa que no tenemos por qué gastar lo que nos sobra si no queremos, y es que donde entran en juego el ahorro y la inversión.

Desde enero se está aplicando un nuevo valor de referencia para calcular la base imponible de algunos de los tributos más importantes relacionados con la vivienda, tales como el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) y el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD). El nuevo valor de referencia ha aumentado un 17,11% la fiscalidad de las compraventas de vivienda de segunda mano por encima del valor real de mercado.

La tecnología dentro del hogar cobra peso entre los españoles. Más allá de operar mejoras en viviendas de segunda mano para convertirlas en casas inteligentes la obra nueva aparece como una solución en la que estos sistemas vienen de serie para evitar preocupaciones. En este sentido, debido a la creciente predisposición de los clientes hacia las smart homes, la promoción residencial está incluyendo amplias prestaciones domóticas en sus proyecto. No obstante, aún hay quien se resiste a ser partícipe de esta tendencia escudándose en argumentos en los que prima la desconfianza.

Al revisar al detalle tu presupuesto, te darás cuenta de que hay una serie de gastos que, si bien no representan un gran desembolso diario, sí que llegan a suponer un buen pellizco cada mes. Se trata de los gastos hormiga, y es muy probable que estén afectando a tu capacidad de ahorro. Estos pagos que se han convertido en una rutina casi invisible desestabilizan tu economía y obstaculizan tu entrada en el mundo de la inversión.

Esa sensación de que nos estamos perdiendo algo o de que permanecer inactivos es sinónimo de pereza se transforma en la experimentación lenta y plena de pequeños placeres, desde saborear una comida hasta quedar más con nuestros seres queridos. Este estilo de vida tranquilo y consciente tiene su réplica en el ámbito de la alimentación (slow food), en la industria de la moda (slow fashion) y en las finanzas personales (slow finance).

Registrarme