El blockchain está de moda. Su presencia en medios de comunicación y blogs especializados va en aumento y camina en paralelo a su protagonismo creciente en foros del sector. Esta tecnología supone toda una revolución en el ámbito económico y empresarial. La cadena de bloques es un sistema autónomo, distribuido y descentralizado que elimina intermediarios. La clave está en que facilita la realización de operaciones por medio de una base de datos o libro de cuentas donde todos los registros están entrelazados entre sí.

El perfil de inversor es la relación que existe entre los riesgos que se está dispuesto a asumir y los rendimientos que se espera obtener. La toma de decisiones de inversión estará fuertemente marcada por la relación entre estas dos variables. Generalmente, se aceptan tres tipos de inversor: conservador, moderado y agresivo. El crowdlending tiene un riesgo moderado.

El crowdlending no tiene como objetivo sustituir la financiación bancaria, sino complementarla. De hecho, la mayoría de los proyectos que entran a formar parte de los marketplaces de las plataformas tienen detrás a compañías que ya tienen una línea de financiación abierta con uno o varios bancos, o incluso, que aportan recursos propios.

La vivienda ha demostrado ser un valor refugio. Aunque no se disponga del capital suficiente para comprar un bien inmobiliario, es posible obtener rendimientos sin recurrir a la compra, dado que hay fórmulas para invertir en el sector inmobiliario sin tener que pasar por este trámite. Entre ellas destacan la inversión en tu propia vivienda, las SOCIMI, los fondos de inversión inmobiliaria, el crowdequity y el crowdlending.

El artículo 52 de la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial deja constancia de las prohibiciones a las que están sujetas las plataformas de financiación participativa (PFP) dentro de su régimen jurídico. Entre ellas, hoy vamos a destacar la que niega la posibilidad de que estas puedan “realizar recomendaciones personalizadas a los inversores sobre los proyectos de financiación participativa”.

Invertir en propiedades a través de las plataformas de financiación participativa (PFP) convierte a los que destinan fondos a las mismas en accionistas. Por el contrario, el inversor de crowdlending presta dinero al promotor para que este compre el suelo y pueda iniciar su proyecto residencial. Apostar tanto por uno como por otro requiere de cierto nivel de ahorro y de que este capital no esté comprometido en el corto plazo.

La compra de acciones está ampliamente extendida, pero la complejidad que rodea al mercado de valores unida al desconocimiento sobre su operativa no la hace apta para todo el mundo. Por su parte, el crowdlending no cuenta con la trayectoria del mercado bursátil, pero ofrece una rentabilidad fija muy atractiva. Además, los préstamos colectivos democratizan la inversión para todos los públicos.

La financiación participativa basada en préstamos gana adeptos día a día. Sin embargo, todavía hay quien mantiene una postura de prudencia frente al todavía escaso recorrido de las plataformas que sirven de intermediario entre inversor y promotor. En este sentido, aún existen mitos sobre el crowdlending que empañan su consolidación.

Lo primero que tendrá que hacer un inversor primerizo será analizar su propia situación económica. De este modo, averiguará si el horizonte temporal de la inversión en crowdlending encaja con su perfil. Es muy importante es sentirse cómodo con el riesgo que se está asumiendo en las inversiones a largo plazo. Hay que invertir solo lo que no vamos a necesitar de forma inmediata, reservando un fondo para emergencias.

El depósito bancario es, sin duda, el producto de inversión más popular entre los ahorradores españoles. Con un perfil de riesgo realmente bajo, este vehículo es ideal para los ciudadanos más conservadores, que buscan dónde colocar su dinero de forma segura y a un plazo fijo. A cambio, el cliente recibe un rendimiento que, además, es conocido desde el primer momento. Sin embargo, en los últimos años los depósitos han reducido de forma drástica su rentabilidad.

Registrarme